O Rosal

orosal

El conjunto histórico-etnográfico de los molinos de Folón y Picón lo forman 67 molinos hidráulicos que han sido declarados Bien de Interés Cultural por la Xunta de Galicia en 1998.

Premios como el AGADER al embellecimiento del medio rural en 2003 o la reciente homologación de su ruta de senderismo por la Federación Gallega de Montañismo (PR-G 94), hacen de este enclave un punto de referencia turístico. Existe la posibilidad de realizar visitas guiadas a través del Ayuntamiento.
La ruta es contacto con la naturaleza, con la cultura y la historia de nuestros antepasados.
Con una distancia de 3’5 km., su tiempo de realización ronda la hora y media.

MOLINOS DE FOLÓN Y PICÓN

Estos molinos son de los siglos XVII-XVIII y fueron obra de los vecinos, sin dependencia alguna, como se pensó, de los monjes del Monasterio de Oia. En el primer molino, el de As Laxes, y si la fuerza de agua lo permite, se hace una demostración de molienda para ver la conversión de maíz en harina.

MOLINOS DE FOLÓN

Empezamos el recorrido ascendiendo por la vertiente de los 36 molinos de Folón, que consta de tres sectores. El sector inferior (molinos 1-9), el medio (10-15) y el sector superior (16-36). Este último sector, de 22 molinos, resulta único en el mundo tanto por su disposición como por su impacto visual, situados uno tras otro en forma de escalera o cascada para aprovechar el paso de agua y aumentar su fuerza motriz. Tanto en el trayecto del sendero como en los propios molinos observamos multitud de grabados: iniciales, apellidos, nombres, cruciformes. Pozas y cascadas naturales acompañan al senderista en este paseo por la cultura y la tradición popular.

UNA VENTANA AL RÍO MIÑO

Una vez arriba, en Chan da Cereixeira, podemos admirar la desembocadura del río Miño, el valle de O Rosal, el Monte de Santa Trega y Portugal.

MOLINOS DE PICÓN

Antes de comenzar la bajada por Picón observamos una piedra con cuatro agujeros (O Nivel), fundamental para la distribución equitativa del agua y evitar los antiguos confl ictos entre los vecinos de Martín y Picón.
Descendiendo por Picón (integrado por 31 molinos) contemplamos que algunos de sus molinos tienen también una cuadra o cobertizo para los animales. Las pilas del pienso, las argollas para sujetar a las bestias o los posos están igualmente presentes por esta ladera. Rodea estos molinos el Camino de los Frailes o Camino del Carro marcado por las huellas o surcos que las ruedas de esos carros hicieron con el paso de los años. Cada 11 de noviembre discurre por esta vía la tradicional fi esta-romería de San Martiño.

orosal04

EL VINO DE O ROSAL

DOS CALDOS, UN SABOR ÚNICO

El valle y las laderas de los montes de O Rosal son idóneos para el cultivo de la vid. Los vinos blancos de la subzona de O Rosal pertenecen a la D.O. Rías Baixas y están considerados unos de los mejores del mundo. Prestigiosos premios concedidos a las bodegas rosalinas avalan esta afi rmación. Gracias al microclima, la variedad de uva origina dos tipos de caldos: Albariño, elaborado con uva albariño, de aroma afrutado, envolvente y sensual; y Rosal, obtenido de la mezcla de las uvas de albariño, loureira y caíño blanco, de excelente fi nura y personalidad.

ZONA DE VIÑEDOS DESDE LA EDAD MEDIA

La primera reseña histórica de viñas en el territorio rosalino data del s. XII. La cita de 1123, en documentación del Monasterio de Oia, hace alusión a viñas en la Granja de Sanoane (Couselo). En 1284 se alude a viñas en Sandián. En 1305, viñedos en Tabagón.
La implantación y difusión del vino de O Rosal se debe a los monjes cistercienses del Monasterio de Oia.

FERIA DEL VINO DE O ROSAL

Cada mes de julio, desde 1993, el ayuntamiento organiza la “Feira do Viño do Rosal” y muestra de productos típicos. Las bodegas del municipio y las acogidas a la D.O. Rías Baixas participan en este evento anual en el que se aprovecha para dar a conocer diferentes manifestaciones del arte, tanto local como foránea.
Además, un creciente número de establecimientos gastronómicos hacen de la Praza do Calvario un lugar ineludible para disfrutar de la vida del Baixo Miño.

orosal03

FESTA DO CABAQIEURO

HEREDEROS DE LOS CERAMISTAS ROMANOS

Cada 12 de octubre desde 1988 se celebra en la Praza do Calvario la “Festa do Cabaqueiro” en recuerdo de los vecinos que trabajaban las tejas en el Baixo Miño, considerados los herederos de los ceramistas romanos que ocuparon los castros de la comarca. Junto con la agricultura, el trabajo de tejero era la ocupación de la mayoría de los rosalinos y baixomiñotos hasta mediados del siglo XX.

La elaboración de tejas y ladrillos se hacía a mano con un equipo de al menos cinco tejeros, “la cuadrilla”. La temporada de trabajo era de cinco meses, cada cuadrilla contratada para trabajar en tejeras de Galicia, de la Península e incluso de Sudamérica. Se hace coincidir la “Festa do Cabaqueiro” con la festividad del Pilar por ser la fecha en que terminaba la temporada y los tejeros volvían a casa. Existía un lenguaje particular entre ellos con el fi n de mantener una intimidad y no ser entendidos por personas ajenas. Esta jerga se recoge en distintas publicaciones.

LA FIESTA

La celebración de la fi esta incluye misa solemne en honor de la Virgen del Pilar, grupos de gaitas, pulpo “á feira” y vino de O Rosal, junto a diferentes exposiciones de las herramientas, piezas cerámicas, fotografías y utensilios empleados en la vida diaria de la tejera.

Para dar participación a los más pequeños se realizan talleres de elaboración de tejas y otras manualidades, así como un campeonato de futbolín destinado a la juventud.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.