Espacio natural

espacio_natural

La característica natural que marca el Baixo Miño es el discurrir del último tramo del río Miño, que salva tranquilamente una escasa pendiente para desembocar en el océano formando un amplio y hermoso estuario.

BIODIVERSIDAD

El estuario del Miño es refugio de numerosas especies de aves y cuenta con una rica biodiversidad característica de estos espacios donde se unen el mar y el río. Desde el año 2004 está integrado dentro de la red de espacios naturales protegidos de la Unión Europea, Red Natura 2000, como Lugar de Importancia Comunitaria (LIC). Además el estuario está bajo el amparo de la catalogación de ZEPA, Zona Especial de Protección para las Aves y de ZEPVN, Zona Especial de Protección de los Valores Naturales.

ISLAS

El río discurre lento en este tramo, creando numerosas islas e islotes, bancos de arena y juncales. Estas islas suelen presentar una vegetación frondosa, formada por árboles de bosque autóctono de ribera, y son un auténtico refugio para la fauna. Para acceder a ellas la única manera es mediante transporte particular. La más llamativa es A Ínsua, pequeña isla portuguesa que divisamos justo donde el río Miño confl uye con el océano.

PLAYAS FLUVIALES

En las riberas se forman de manera natural, por la propia sedimentación que arrastra el río, playas fl uviales que confi eren un valor añadido a este paisaje. Algunas están acondicionadas para el baño, con amplios espacios de recreo.

DEPORTE

El carácter navegable del río Miño lo convierte en idóneo para la práctica deportiva. Distintas empresas organizan actividades acuáticas como remo o piragüismo. El barco es una buena manera de conocer la comarca, contando la ribera con diferentes puntos de atraque e incluso un puerto deportivo en Tui, donde existe un centro federado de remo y piragüismo. Oia es un lugar de excepción para los amantes del parapente.

espacio_natural2

VISTAS PANORÁMICAS

La confi guración orográfi ca del Baixo Miño nos permite obtener vistas panorámicas desde prácticamente cualquier monte. Desde el Monte Aloia de Tui, con sus 630 m. de altitud, observamos el gran caudal del río Miño, las tierras de Portugal y las localidades vecinas. Para contemplar el río Miño próximo a su desembocadura podemos subir al mirador de A Pedrada en plena sierra de Argallo o a su vecino Niño do Corvo, en el municipio de O Rosal. Desde el Monte Santa Trega, en A Guarda, se aprecia la llegada del río al mar en todo su esplendor. Ya en el municipio de Oia subiremos al Alto da Chavella para deleitarnos con una panorámica del océano Atlántico.

DE PASEO

En Tui existe un sendero por la ribera del Miño que une la ciudad con Caldelas de Tui. En el Parque Natural Monte Aloia tenemos diferentes rutas para escoger (ver pág. 19). Tomiño cuenta con un sinfín de pistas forestales que atraviesan la sierra de Argallo, y nos permiten fáciles paseos. En Oia, recorrer cualquier senda de la sierra de A Groba nos puede llevar a acantilados sobre el Atlántico o a zonas húmedas donde pastan los caballos en semi libertad.

SENDERO DE PESCADORES RÍO MIÑO-TAMUXE PR-G 112

En O Rosal, además de la Ruta de los Molinos, tenemos el Sendero de Pescadores (7’2 km.) que comienza en Eiras, en un entorno de alcornoques, carpaza y pinos, para continuar por el margen del Miño hasta la desembocadura del río Tamuxe. En este tramo, además de las numerosas aves que hacen de este uno de los enclaves ornitológicos más interesantes de la Península Ibérica, podremos conocer los distintos ecosistemas asociados al estuario, como bosques de ribera, cañas y junqueras.

En la desembocadura del río Tamuxe se pueden observar las ruinas de un gran aserradero de vapor del que se conserva parte de la chimenea de la caldera con la que se movían las sierras.
Termina el sendero en el molino de As Aceñas, que forma parte de un área recreativa en un hermoso y natural paraje compuesto por una típica “carballeira”. Molino que tuvo vivienda, su antigüedad se remonta a fi nales del siglo XIX. En la actualidad está acondicionado como Aula de la Naturaleza, donde se llevan a cabo actividades medioambientales destinadas a escolares y adultos.

SENDA DE LA DESEMBOCADURA DEL MIÑO

En A Guarda, además de la senda homologada de los “Camiños do Trega” PR-G 122 (ver pág. 29), podemos realizar esta otra senda de ribera, que comienza en el límite con O Rosal y fi naliza justo en la desembocadura del Miño, en la playa de O Muíño. En el comienzo, en Salcidos, el río forma una junquera donde se localizan los observatorios de aves que son utilizados por un gran número de biólogos, ya que consideran este lugar como el Doñana Gallego por la cantidad y variedad de aves.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.